La colección de arte mejor protegida del mundo

Escrito por el 22 marzo, 2012 § 1 comment

Sus paredes tienen un espesor de dos metros; el techo, de tres. Construido en 1942 en el barrio de Mitte de Berlín, este búnker sobrevivió a los más duros ataques aéreos durante la Segunda Guerra Mundial. Al caer del lado soviético sirvió de prisión y de almacén de los plátanos cubanos; de ahí que uno de sus apodos sea búnker banana. En la década de 1990 se celebraron raves de música techno y se le llamó “el club más potente de todo el mundo”.

En el año 2003, el magnate alemán de la publicidad Christian Boros lo compró para alojar su colección de arte contemporáneo y vivir junto a su mujer en el ático, que se rehabilitó como un apartamento de lujo. Los trabajos de reforma duraron cinco años y hoy sus salas acogen obras de Damien Hirst, Olafur Eliasson, Elizabeth Payton o el español Santiago Sierra, del que se puede ver una serie de columnas en negro cruzando una pared de hormigón. Lo que reflejan es poder absoluto.

Nunca antes unas obras de arte habían estado mejor protegidas, incluso de las masas. Entrar a ver esta colección sólo se puede hacer con previa cita en la web del museo, que limita las visitas –de hora y media de duración, en grupos y con guía– a los fines de semana, incluido el viernes por la tarde. No vaya a ser que molestemos con nuestros comentarios sobre arte al señor Boros mientras descansa en la terraza, donde el sol brilla en todo su esplendor. Dentro, se cuela entre pequeñas rendijas.

*Este artículo se publicó el 21-03-2012 en la edición digital de Fuera de Serie, suplemento de estilo de vida del diario Expansión.

§ One Response to La colección de arte mejor protegida del mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *