En la cima de Lisboa

Escrito por el 17 mayo, 2011 § 0 comments

Lisboa es, por definición, decadente. Pero quizá lo esté siendo demasiado últimamente. No tanto por lo que se ve –siempre será una ciudad bellísima– como por el ambiente que se respira. Ahora más que nunca, su banda sonora es un triste fado.

Sin embargo, no todo el mundo ha bajado los brazos. Hay un barrio del que apenas se hablaba hace apenas unos años que está emergiendo con mucha fuerza. Se llama Príncipe Real y corona la colina donde se asientan, en orden descendente, el Barrio Alto y el Chiado.

Lo llamativo es que ha ganado fuerza según se iban poniendo peor las cosas. Allí han corrido a salvarse de la inundación de pesadumbre que anega el resto de la ciudad un grupo de gente muy creativa y optimista, desde publicistas sexagenarios hastas croatas con acento de Cambridge.

Afloran las tiendas de moda alternativa, las galerías de arte y otras muchas curiosidades. También sopla una brisa fresa y las vistas son maravillosas, y en su plaza sombreada con enormes ficus –te la imaginas sin problemas en una ciudad latinoamericana– tiene su sede la embajada de Emiratos Árabes Unidos, lo que acaba por descolocarte del todo.

Si vas a Lisboa, toma aire y sube a ver este barrio. Pocos saben de su existencia y pujanza, y no puede resultar más estimulante.

Para saber más, en el viajero hermético.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *