Las afueras del arte

Escrito por el 22 mayo, 2011 § 0 comments

Veo un conmovedor documental sobre Creative Growth, una fabulosa institución californiana que acoge a artistas minusválidos y sobre su célebre pupila Judy Scott.

También estos días, en su magnífica nueva etapa, el museo Reina Sofia de Madrid ha organizado una muestra de James Castle. Un artista también discapacitado y al margen del mercado que produjo una apabullante cantidad de obras con los materiales más diversos (el hollín y la saliva eran sus favoritos).

Aunque fue en los setenta cuando se acuñó el término outsider art -arte marginal- para definir el creado fuera de los límites de la cultura oficial, quizá ahora, tras una época de desmanes y también víctima colateral de la crisis, el mundo del arte hace una pausa para bajar a la realidad y buscar en los márgenes.

¿Se hace eco el mismo arte de esta quiebra que sacude al mundo?. Desvinculándose del sucio dinero, parece querer encontrar sus orígenes, sus motivos intrínsecos. Tan extraños, tan misteriosos.

Como la cueva de Chauvet, donde también con hollín, hace más de 30.000 años alguien con muy buen ojo y trucos de tramoyista dibujó bellísimos animales, no todos relacionados con la caza. ¿Qué lleva al hombre a crear algo que no tiene ninguna utilidad por algo que no es el dinero, ni el reconocimiento, ni la supervivencia, ni el rito, ni siquiera el placer?. Quizá el documental de Herzog nos aclare algo de esto (o la aún más acuciante cuestión ¿es serio el cine en 3-D ?).

Fotografía de Judith Scott por Leon Borensztein

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *