Bailad

Escrito por el 15 octubre, 2011 § 2 comments

“Baila, baila. Si no, estamos perdidos”. Esta frase de Pina Bausch que cierra la película que ha rodado en 3D Wim Wenders me encanta. Me fascina su dramatismo un poco exagerado. Habla de la importancia de la expresión humana en un mundo que se derrumba.

Es decir, ahora mismo. Es decir, la obra misma de Pina. Formalmente cercana al pathos de la infancia, los repetidos gestos maníacos, las hastiadas caricias de los amantes, los ajados rituales de la seducción. Los gestos más básicos trascienden para hablar de soledad, frustración, nostalgia y cosas chungas en general. Sus personajes parecen efectivamente perdidos en el mundo desgarrado entre cuyas ruinas creció Pina y que se parece un poco al de ahora.

Lo revolucionario de su obra está expresado en la película a través de los testimonios de sus actores (sí, actores, no solo bailarines). Su forma de trabajar, indagando en las experiencias personales, un poco como un psicoanalista, para destilar la esencia. Lo humano, lo que quizá nos salve. O no. Porque como en la mejor poesía, son todo preguntas.

Y sí, el 3D aporta plástica al baile. La maestría de Wenders le da fuerza narrativa a las coreografías, aunque no me haya gustado mucho el tono de homenaje ni algunas descontextualizaciones de la obra, quizá rodadas en exteriores con la intención de alejarlas del feísmo.

Y hablando de feísmo: en vez de googlear una foto cualquiera de Pina, os regalo esta horrible instantánea de su jovencísima y bellísima admiradora con quién ayer fui al cine. Queremos la banda sonora YA para pasar la aspiradora con Purcell y sentirnos un poco desolados.

§ 2 Responses to Bailad"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *